Fuertemente abrazado a la tierra

Esta pintura representa un fragmento de un tronco, con parte de sus raíces aéreas, perteneciente a un ficus centenario situado en una de las típicas e históricas plazas de Alicante.

La razón de trabajar este tema deriva de la gran fuerza que contiene, de su historia vivida y desconocida para todos, pues a todos ha superado en permanencia.

Frente a los momentos vitales actuales en el que todo queremos conseguirlo rápido y fácil, el ficus representado, como otros muchos similares a él, crece día a día lentamente, con fuerza y superando los diferentes cambios climáticos y, lo que más nos afecta a los humanos,  sobreviviendo a las diferentes generaciones sin comprender ni el cómo ni al dónde deseamos dirigirnos.

Merecía pararse y admirarlo en lo que vale.

Me acerqué a ver el original de la plaza y me sorprendí al ver que la mayor parte de estas raíces habían sido taladas para que no se deformara el parterre. Son los peligros de crecer en la ciudad cuando tu entorno vital es otro. Lástima.

T. Fdez.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.